viernes, 5 de junio de 2015

misión de vida



Todos los  seres humanos tenemos talentos naturales, que nos permiten realizar de manera fácil algunas tareas. Estas son las herramientas que traemos para realizar nuestra misión de vida, por medio de la carrera o el oficio  que realizamos. Por esto es muy importante dedicarnos a lo que más nos gusta hacer, con  pasión y  entusiasmo. Si la tarea diaria que realizamos es más por obligación que por verdadera  vocación, estamos lejos de nuestra misión de vida, lo que conlleva infelicidad, frustración y un perene descontento que, por reflejo, causa   también la desdicha de las personas que nos rodean, a las que, muchas veces, llegamos injustamente a tratar mal en un intento de descargar nuestro malestar. Si experimentas estos sentimientos negativos, llegó la hora de analizar a fondo lo que te perturba, para regresar al camino que te lleva derecho hacia la evolución. Y recuerda nunca, nunca es demasiado tarde para cambiar lo que te hace sufrir.