lunes, 4 de septiembre de 2017

LIMPIEZAS ENERGÉTICAS.


Cuando quieras realizarla, ponte en contacto conmigo, estoy a la orden!
Las limpiezas energéticas, constituyen diversos métodos, rituales y ceremonias que tratan de eliminar y prevenir las vibraciones desequilibradas, perturbadoras o negativas que impregnan los entornos, los objetos y los campos áuricos personales.
Todos nosotros poseemos un campo energético (aura) que nos rodea, que nos protege y que nos permite la comunicación con el entorno. A través de el recibimos estímulos y energías del ambiente, de los otros y también de nosotros mismos. Cuanto más armónico se encuentre nuestro campo, mas abiertos estarán nuestros canales de transmisión y recepción.
Este campo puede verse debilitado por la alimentación, por pensamientos negativos, estrés, depresión, baja autoestima, lugares o personas de baja vibración, ataques energéticos... En todos estos casos, nuestro campo energético se ve sobrecargado de energías densas que pueden llegar a enfermarnos. La limpieza energética nos libera de todas estas energías, ya sean provocadas por nosotr@s mism@s, o por las personas y por el entorno que nos rodean, ayudándonos a aumentar nuestro nivel vibracional.
Estas limpiezas no solo sirven para equilibrar el campo energético de las personas, sino también de lugares, ambientes, objetos, casas...Todos ellos también tiene un campo energético que se ve afectado por todas las experiencias vividas, por enfermedades, por desorden o exceso de cosas amontonadas, intenciones... Por ello, pueden darse discusiones continuadas, perdidas materiales, inestabilidad emocional... Nuestra casa, es una representación simbólica de nosotr@s mism@s, por lo que cuando realizamos la limpieza de nuestro hogar, también despejamos estas densidades de la vida de sus habitantes. Son una importante técnica preventiva y de bienestar general que ademas nos permiten solucionar otros problemas. Debemos hacer limpiezas personales , de espacio, del hogar no solo de manera ocasional, sino de manera, continua,Vivimos tiempos difíciles, con problemas emocionales, dificultades económicas y crisis de diversos orígenes que hasta perjudican nuestra salud, por eso es crucial mantenernos fuertes de espíritu y sanos de mente. asi como limpiamos el cuerpo físico todo los días y comemos todos los días, nuestros aura necesita limpieza y fortalecimiento, debido a que constantemente estamos expuesto a todo tipo de bajas energías .
(Tomado de Soy espiritual)

lunes, 28 de agosto de 2017

Almas que no descansan



Sientes que te falta energía, tienes una menor capacidad de concentración, y deseas estar constantemente a solas. Duermes más de lo normal y sientes que cada día que pasa pierdes una parte de ti mismo. En circunstancias normales, cualquier medico te diagnosticaría un cuadro severo de depresión. Podrías tener un espíritu adherido a tu cuerpo.
Muchos expertos aseguran que las almas perdidas, que han optado por permanecer en nuestro reino, necesitan energía para sobrevivir. Algunas de estas entidades pueden aprovechar la energía de dispositivos electrónicos y fuentes electromagnéticas naturales, pero otras entidades aprovechan la energía de los vivos. Y esto siempre ocurre cuando nos encontramos en momentos complicados de nuestras vidas, cuando nuestras defensas están más bajas, aferrándose como autoestopistas fantasmales. En los casos más leves, los seres del mas allá pueden utilizar esta energía para causarnos un daño irreparable en nuestras vidas, pero en los peores casos podrían llegar a tener el control de sus víctimas.
¿Qué son estos espíritus?
Desde hace siglos, médiums y psíquicos son conocedores del fenómeno llamado apego espiritual, entidades que se adhieren a nuestro ser durante un tiempo indeterminado. Pero sólo ahora se ha convirtiendo en el centro de atención, debido principalmente al aumento de extraños comportamientos en las personas que parecen cambiar su forma de ser por completo.
Esto ocurre cuando una persona convive con la energía de un espíritu de una persona o entidad ya fallecida. En la mayoría de los casos pueden convertirse en la peor de las pesadillas, incluso pudiendo dañar la salud física y mental.
¿Por qué los espíritus quieren adherirse a nosotros?
Puede haber muchas razones por las que se produce una unión espiritual, pero generalmente muchos espíritus intentan buscar el consuelo, volviendo a vivir algunos de los aspectos físicos de la vida. Otros están confusos y no se dan cuenta que están muertos y quieren estar cerca de una persona viva. En este caso, simplemente desean ponerse en contacto con los vivos en busca de ayuda, sin ninguna intención de hacer daño a la persona a la que se ha unido.
Otros espíritus y entidades buscan deliberadamente la energía de las personas viva. Estas entidades pueden tener diferentes nombres, pero básicamente se alimentan de la energía emitida por las personas en el mundo físico. Estos espíritus son conocidos como parásitos astrales, ya que “roban” enormes recursos de una persona viva y drenan su energía.

¿Qué personas pueden tener mayor riesgo de sufrir una adhesión espiritual?
Aquellos que practican actividades ocultistas o espirituales podrían ser más propensos a una adhesión por parte de espíritus. Como hemos comentado en diversas ocasiones, juegos como la ouija son portales que permiten la entrada a ciertas entidades, con el único objetivo de causar un daño irreparable a sus víctimas.
Tampoco nos debemos olvidarnos de las personas que tienen problemas emocionales o de salud, ya que su protección natural energética se reduce. Personas con un historial de abuso de drogas o alcohol se encuentran constantemente en riesgo de adhesión espiritual. Las drogas y el consumo excesivo de alcohol no sólo disminuye el aura natural del cuerpo, también causan brechas en su escudo protector y en la propia psique. Muchos expertos creen que las alucinaciones causadas por las drogas o el alcohol pueden ser en realidad espíritus del más bajo astral.
Tipos de espíritus o entidades que pueden adherirse a una persona
Los espíritus humanos son aquellos que quedaron atrapados o bien optaron por permanecer cerca de la dimensión física. En algunos casos debido a experiencias traumáticas pero otros son espíritus negativos que decidieron quedarse en el plano terrestre, aparentemente causando el miedo entre los vivos. Estos espíritus no son entidades demoníacas, sin embargo, pueden llegar a ser muy peligrosos y la adhesión de una de estas entidades podría causar un daño en nuestras vidas.
Las entidades no humanas son energías que no han llegado a encarnarse en el reino físico. Algunos son benignos, otros extraños y desconocidos, pero no necesariamente negativos. Las formas más comunes o los nombres frecuentes para este tipo de entidades no humanas son “sombras”, “gente de la sombra” y “demonios”.
Los elementales son seres espirituales que en ocasiones se confunden injustamente con otras entidades. Desafortunadamente, los elementales son atraídos con frecuencia por los campos de energía humana. En su forma original, los elementales no son negativos, sin embargo, si se invocan en prácticas ocultas negativas, pueden llegar a transformar su propia energía en negativa. Además, en los lugares donde la gente ha cometido actos de violencia extrema, los seres elementales pueden absorber estas energías. Lamentablemente, muchos elementales terminan en los planos astrales inferiores debido a que son corrompidos por la energía más negativa de los seres humanos.
Señales de un apego espiritual y cómo protegerse
Hay varios niveles de apego espiritual que una persona puede experimentar. Comienza con la simple presencia del espíritu. Algunas personas aseguraron tener la sensación de no estar solos, como si fueran seguidos y vigilados por una presencia invisible. Este nivel también puede producir fenómenos paranormales tales como extraños golpes, misteriosas voces y otros sonidos inexplicables. Hay casos donde las personas han informado ver una niebla o nube negra amenazante cerca o por encima de ellos
En el siguiente nivel, el espíritu comienza a ser más intenso. En estos casos, las personas pueden sentir cambios de humor irracionales, depresión y sentimientos de ansiedad. En las etapas finales, el espíritu se adhiere a su víctima, causándole pesadillas frecuentes y dolor en las articulaciones.
Llegados a este punto es importante recordar que antes de pensar que has sido víctima de una adhesión espiritual es necesario descartar cualquier problema médico. Una vez que estemos seguros de que podemos ser víctimas de este fenómeno, lo primera que debemos hacer para la protección es empezar con buena salud. Un cuerpo sano, una mente sana y equilibrada son las bases sólidas de cualquier defensa. La razón es que los espíritus negativos tienen una tasa de vibración baja, pero la energía positiva y saludable, vibra mucho más alto.
Pero cuando una persona ha sido adherida por un espíritu es importante que sea tratado por profesionales cualificados, ya que su vida podría estar en peligro. También es importante recordar que la adhesión espiritual no tiene nada que ver con las posesiones demoníacas, porque lo que no es necesario realizar ningún tipo de exorcismo para liberar a la persona afectada.
tomado de  mundo esoterico paranormal


lunes, 24 de abril de 2017

Las cosas que más energías nos quitan


Una serie de hábitos y comportamientos que adoptamos se convierten en agentes que menoscaban nuestra salud y nuestro equilibrio.
El peso de las quejas
Muchas personas han convertido en hábito el hecho de quejarse por... prácticamente de todo. Cualquier razón o pretexto es suficiente para proferir la queja o el grado de insatisfacción ante algo o alguien. El desenlace de esta cadena de quejas es que acabamos, inconscientemente, centrando una gran parte de nuestra energía en localizar nuestro siguiente motivo de queja, algo que nos reporta pocas satisfacciones, lógicamente.
La desorganización
Así es. El desorden continuo obstaculiza tu equilibrio, ya que el caos de tu hogar te obligará, por una parte, a invertir un precioso tiempo buscando aquello que deseas localizar y, por otro, tu cerebro permanecerá en un estado de incertidumbre todo el tiempo. Esta desorganización implicará un cansancio extra cuando llegue el final del día. Otra pizca de energía que se nos va sin darnos cuenta. De ahí que sea recomendable que nuestro hogar esté limpio y ordenado para que todo fluya con facilidad.


Preocuparse sin motivo
Adelantarse a los acontecimientos y añadir todo el abanico de posibilidades o consecuencias que nos puede dar una situación solo añade estrés y ansiedad completamente innecesarios. Cuando algo no ha sucedido todavía no tenemos por qué gastar tanta energía en preocuparnos, puesto que es probable que que esos efectos negativos finalmente no ocurran o no salgan como nosotros pensamos. Lo mejor, es centrarse en lo que sucede en el momento y enfrentarse a esas consecuencias cuando lleguen -si es que finalmente llegan
No dejes para mañana...
Lo que puedas hacer hoy. El refrán popular viene como anillo al dedo para asociar otro de los agentes que más energía nos roban cada día. Así, aplazar tareas pendientes y acordarnos de que tenemos esos quehaceres en cola, es casi más extenuante para nuestro organismo que decidirse y ponerse manos a la obra. Menos tensiones.
Tener el valor de decir 'no'
Hay muchas personas que, ya sea por hacer sentir bien a los demás, por pena o por miedo al rechazo, acaban con una torre infinita de tareas que les acarrea un gran cansancio, tanto físico como mental; pero, tu tiempo, es igual de valioso que el de los demás, por lo que deberías asegurarte de tener tiempo para ti, tus aficiones y tu familia. Igual de importante es descansar. A pesar del ritmo de nuestra sociedad actual hay que hacer también del descanso un hábito saludable.
Guardar rencor
Los sentimientos de rencor y odio consumen nuestra energía lenta pero incansablemente. De hecho, si no nos libramos de ellos con los años pueden acabar desencadenando enfermedades, pues no olvidemos lo importante que es la salud mental. Con ello, hay que ser resueltos, pasar página y tomar las decisiones pertinentes. Si nos equivocamos, debemos recordar siempre que nuestros errores forman parte del aprendizaje y cimentan la persona en la que nos convertimos
 

LIMPIEZAS ENERGÉTICAS.

Cuando quieras realizarla, ponte en contacto conmigo, estoy a la orden! Las limpiezas energéticas, constituyen diversos métodos, ritual...