viernes, 7 de junio de 2013

VIDA EXTRATERRESTRE

Mucho se ha hablado sobre la presencia de vida en otros planetas. Las especulaciones han sido infinitas, que si los enanitos verdes, los gigantes grises, los azules, los saurianos… Gracias al cine, últimamente los hermanos de otros planetas nos han sido presentado como unos depredadores asesinos, que solo desean acabar con los terrestres. Desde que tengo memoria, me ha parecido perfectamente natural creer que hay vida en otros mundos, creencia reforzada cuando comencé a comprender el verdadero concepto de Dios. Porque ¿Cómo es posible que el pensamiento infinito del Creador se limitara solo a la Tierra, a la hora de crear a los hombres? Un contrasentido demasiado absurdo para ser verdadero, y hace poco los jerarcas de la iglesia católica admitieron públicamente la posibilidad de vida en otros planetas. A los que le falta pronunciarse es a ciertos gobiernos mundiales, quienes, por lo que se sabe, más bien se han afanado siempre en ocultar las evidencias obtenidas, por ejemplo, naves espaciales precipitadas a raíz de algún desperfecto de las mismas, y en las cuales han quedado atrapados seres de otros mundos, que han terminado su vida como conejitos de indias… Juzgo posible que algo así haya pasado. El egoísmo de ciertos seres humanos es demasiado grande como para subvalorarlo. En lo que creo firmemente es que hay Hermanos Mayores que nos observan desde lejos con benevolencia, y a veces con cierto disgusto al ver cómo nos maltratamos uno al otro, y como maltratamos el planeta donde vivimos. Los veo como seres bondadosos, que nos dejan aprender de nuestros propios errores sin entrometerse en nuestra evolución, y que esperan ver como superamos esta etapa de ceguera y aprendamos a buscar nuestro bienestar sin necesidad de quitarle a otro o atropellarlo. También me gusta pensar que existe un Orden Universal, llamémoslo un organismo, formado por representantes de varias galaxias que velan para que se mantenga la paz en el universo. ¿Ciencia ficción? Para algunos puede que sí, para mí, realidad. Es por esto que nunca creeré que de un momento a otro seres de otros planetas nos invadirán con fines asesinos. Me gustaría estar en este plano cuando nuestros amigos extraterrestres nos visiten pero, aunque yo esté en otras dimensiones, sé que inevitablemente llegará este día. Y desde ahora les dijo ¡Bienvenidos hermanos de otros mundos!